dimecres, 26 de setembre de 2012

El 25S no triunfó



No os equivoquéis, el 25S no triunfó. Triunfar hubiera sido rodear el Congreso estar cerca de ellos, que sintieran nuestro calor y expresar pacíficamente nuestro justificadísimo malestar allí, haciendo oír nuestro descontento. Lo primero no ocurrió y lo segundo ocurrió esporádicamente.

En mi opinión no se rodeó el Congreso por dos motivos. El primero y principal es que se organizó un control policial que estableció un radio muy grande, con lo que hubiera hecho falta la asistencia de centenares de miles de personas para rodearlo. El segundo es consecuencia del primero. La asistencia de gente, cuantificada por la delegación del gobierno en 6000 personas (lo cual implica que posiblemente fuéramos 10.000), no fue suficiente. Eramos muchos, pero no suficientes. Hay gente que ve lo que nosotros vemos pero no se mueve. Si ayer te quedaste en casa, seas quien seas, ayer nos dejaste tirados. Te necesitabamos, tú te necesitabas y no estabas ahí. A veces me dan ganas de que todo fracase para que os arrepintáis de vuestro inmovilismo.

Lo segundo (expresar nuestro malestar CON EL GOBIERNO) ocurrió solamente a ráfagas, y esto es por culpa de los que sí fuimos. Tenemos que saber a qué vamos, tenemos que saber cuáles son las reivindicaciones, cuales son los mensajes y ser firmes en ellos y no desviarnos del tema. Me explico en unos pocos puntos:

-Debemos cortar de raíz todas las iniciativas violentas. Si a primera fila nos sentamos y decimos, levantando las manos, "estas son nuestras armas" y por detrás se produce lanzamiento de objetos nos desacreditáis. Arrojar una ridícula botella de plástico vacía ya es la hostia. Das una excusa para empezar una carga por una chiquillada. Ten un poco de cabeza. Ya se sabe que hay infiltrados lanzando objetos y también hay gente que se deja llevar. Tenemos la obligación de pararlos.

-El mensaje es contra el Gobierno y la 'alta clase política'. Y creo que nos debemos centrar en este mensaje, que es el plural y aglutinador, y olvidarnos de mensajes con los que la mayoría estamos de acuerdo, pero no todos, y frena a personas que pudieran sumarse por su descontento con el Gobierno. Dejemos al margen las aspiraciones republicanas, las aspiraciones comunistas, socialistas o anarquistas y centrémonos en el mensaje. El Gobierno nos roba, él lo sabe, sabe que lo sabemos y queremos que todos lo sepan, por lo que le incomodamos y nos convertimos en el enemigo.

-En la misma línea, después de la experiencia de ayer tengo el convencimiento de que muchas maniobras policiales son para desviar la atención y para radicalizarnos. NO CAIGAMOS EN ESO. No desviemos nuestra indignación hacia ellos. Olvidémonos de los mensajes de odio a la policía, de hablar de su presunto poco cerebro o de sus posibles adicciones. Ellos no son el objetivo. Intentan acaparar nuestra atención y provocarnos. Que no lo consigan. Soy partidario de los mensajes 'Policía, Únete', y de mensajes que les hagan ver que nosotros no somos los malos, que nosotros no somos los que les están robando el dinero a ellos y el futuro a sus hijos. Si ellos estuvieran con nosotros todo sería tan fácil...y una parte de ellos nos entiende, tenedlo por cierto. Intentemos evocar a esta parte que recuerda a su prima, la que lo está pasando mal por los gobiernos de ladrones. Pensad en una partida de ajedrez: ellos son los peones, el objetivo es ganar la partida y emperrarnos en los peones no nos facilita nada.

Así pues, repito, opino que el 25S no triunfó, es así... pero triunfará. Triunfará si no repetimos los errores y si hacemos maniobras que nos acrediten, que la gente vea que son basadas en cosas básicas y que, si intentan disuadirlas desde el Gobierno y la Policía se desacreditarán ellos. Los ojos de todo el mundo están puestos en nosotros. ¿Qué queremos enseñar?

Y, sobre todo, que viva el amor.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

i tu, què dius?